PEÑA BARCELONISTA DE GUAREÑA

C/. Luis Cernuda, s/n
06470 Guareña (Badajoz)
pbarcelonistadeguarena@hotmail.com

TITO POR SIEMPRE ETERNO

TITO POR SIEMPRE ETERNO

SIGUIENTES PARTIDOS

jueves, 14 de marzo de 2013

Estábamos preparados...

Nos hicieron soñar, nos hicieron vibrar, nos hicieron sufrir, nos hiceron gritar, nos hicieron saltar, nos hicieron emocionar.


LO HAN VUELTO A HACER
F.C. BARCELONA   4-0   A.C. MILAN
GRACIAS BARÇA


miércoles, 6 de marzo de 2013

EN 12 DE MARZO, EL BARÇA YA VIVIÓ UNA REMONTADA HISTÓRICA

"¡Pizzi, Pizzi, Pizzi, Pizzi! ¡Che, qué bueno que viniste, qué bueno que llegaste! ¡Pizzi, Pizzi, Pizzi! ¡Sos macanudo! Pizzi, viejo...". Fue el homenaje del periodista Joaquim María Puyal al delantero argentino, que culminó una impresionante remontada en el Camp Nou.


Es, sin duda, uno de los momentos radiofónicos más recordados por los aficionados del Barça. Aquel 5-4 al Atlético de Madrid en Copa. Una noche mágica, de remontada, en un 12 de marzo, el mismo día que el Barça recibirá al Milan en el Camp Nou.

De acuerdo, aquel resultado no serviría ahora. Lo que sí vale es la actitud de aquel equipo que a pesar de llegar al descanso 0-3, no bajó los brazos y acabó dándole la vuelta al resultado. No se rindieron nunca, ni con el 2-4 ya en el segundo tiempo. Siguieron hasta el final. Persistieron hasta conseguirlo.


Milinko Pantic fue la estrella eclipsada de aquella noche. El delantero yugoslavo marcó cuatro goles en el Camp Nou, cuatro tantos que quedaron en nada. En el minuto 8 aprovechó un error de Vítor Baía, que no tuvo su noche, para abrir el marcador y veinte minutos más tarde se sacó un derechazo desde fuera del área que se coló por el primer palo de la portería del portugués. A la media hora de partido, penalti sobre Kiko Narváez que el propio Pantic transformaba para dejar el partido y la eliminatoria sentenciada. Así, muchos aficionados dejaron el campo al descanso. Y se perdieron lo mejor de la noche.

Mourinho lloró con su Barça aquella noche
José Mourinho debe recordar perfectamente aquella noche. Él era el segundo de Sir Bobby Robson y ya antes del descanso fue el encargado de dar las últimas instrucciones a Hristo Stoichkov y Pizzi, que entraron al césped por Blanc y Popescu para lograr la gesta. El Barça, con todo; sin nada que perder.

Hat-trick de Ronaldo, gol de Figo... y Pizzi
Ya en el segundo tiempo, Ronaldo recortó dos veces el marcador hasta poner al Barça a un gol del empate. Otra vez falló Baía y Pantic -también Pantic- marcó el cuarto que parecía acabar definitivamente con las ilusiones culés.
Pero Figo cazó al vuelo un rechace para enviar un misil a la escuadra y ponerse a uno del empate. Una igualada que logró Ronaldo, todo potencia, al cruzar su disparo ante Molina.
Con el 4-4 y un Barça volcado al ataque, llegó el delirio. Pizzi marcaba en el minuto 72 el gol de la remontada y que daba al Barça el pase a semifinales de una Copa del Rey que acabaría ganando.
Como rezaba la portada de Mundo Deportivo el día siguiente, el barcelonismo ya vivió una noche de delirio, de leyenda, apoteósica, histórica, épica, grandiosa, excepcional, impresionante, fantástica, brutal, excepcional. Eso fue en 1997. Quizás, 16 años después, ya va tocando otra noche así.

MIRA EL RESUMEN DEL PARTIDO:

#ÁNIMOBARÇA
#REMONTADA